1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://lesbianas.about.com/od/Diversiones/a/Mujeres-Deportistas-Y-Lesbianas.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Mujeres, deportistas y lesbianas

La inclusión de la mujer en los distintos deportes no fue fácil.

Por

Mujeres deportistas

Mujeres deportistas

Olga Berrios- Free Cultural Licence- CC Flickr

La presencia de las mujeres en los deportes ha sido una larga y dura lucha de casi dos siglos. Hasta finales del siglo XIX, la mujer permaneció relegada a su papel de sumisa esposa y entregada madre, haciendo honor al rol de “sexo débil “que se le había atribuido. En todas las épocas anteriores, se consideró a su físico demasiado frágil para practicar actividades de fuerza o resistencia, se le supuso una falta de competitividad y constancia que no cuadraba con la tensión de continuos entrenamientos y ambición de ganar. La mujer era un complemento del mundo masculino, que no necesitaba metas propias y no podía realizar actividades bruscas.

Deportistas y… ¿lesbianas?

Pero las primeras mujeres deportistas empezaron a irrumpir en esas décadas del siglo diecinueve, a pesar de ser miradas con recelo y soportar toda clase de adjetivos peyorativos y barreras, a causa de su empeño en ejercitarse en prácticas tradicionalmente tan poco “femeninas”. Lo primero que se añadió a los calificativos de la mujer deportista fue la sospecha de lesbianismo. Aún hoy en día, en los comentarios del deporte profesional, se intenta poner en claro que las atletas son “normales”, es decir, heterosexuales, aludiendo a su belleza, su estado civil de casadas y con hijos, o su aspecto “muy femenino”.

Y es que, desde los comienzos, la mujer deportista ha sido considerada altamente sospechosa de conductas masculinas; lo que era sinónimo, para el pensamiento tradicional, de ser lesbiana.

Tanto es así, que hay deportes que han sido determinados popularmente como “típicos de lesbianas”, simplemente por ser esforzados o necesitar mucha concentración y dedicación. Desde el tenis, el ciclismo o el baloncesto, hasta disciplinas del atletismo habitualmente practicadas por hombres (halterofilia, lanzamiento de pesas, etc.) han dado a las mujeres que querían despuntar en ellos la fama de “tener que ser lesbianas”.

¿Y qué, si son lesbianas? Pues hasta no hace demasiado, peor, por lo menos en lo que respecta a la competición profesional. La mayoría de atletas y deportistas de todas las disciplinas que pertenecían al colectivo homosexual, se han mantenido en el clóset durante años o hasta el fin de su vida deportiva, por temor a perder sus carreras, por brillantes o prometedoras que éstas fueran.

Saliendo del clóset hacia la inclusión

Martina Navratilova fue sin duda una de las primeras deportistas de élite que se definió como lesbiana públicamente. Aún así, no lo rebeló hasta haber obtenido la nacionalidad americana y estando ya consagrada como estrella del tenis internacional. Su temor, según ha dicho, era no obtener la nacionalidad estadounidense, si se sabía su orientación sexual.

La primera entrenadora profesional en definirse lesbiana ha sido Sherri Murrell, entrenadora del equipo femenino de baloncesto Portland State. Eso ocurrió en el año 2009, y Murrell declaraba que no deseaba ser considerada solo “una entrenadora homosexual”, para no dar lugar al llamado “negative recruiting”, una práctica por la que debe advertirse a las jugadoras que deseen entrar en un equipo si, éste, está compuesto por una mayoría de lesbianas o bisexuales. Supuestamente, eso se hace para facilitar la aceptación y mayor cohesión entre jugadoras, pero es, evidentemente, una ocasión de exclusión y homofobia.

Afortunadamente, la inclusión avanza también en el deporte. En las Olimpiadas de Pekín, de diez atletas abiertamente homosexuales que participaron, nueve eran mujeres. En los recientemente clausurados Juegos Olimpicos de Londres 2012, estuvieron presentes 21 deportistas del colectivo LGBT, y un buen porcentaje de ellos eran lesbianas más reconocidas por sus hazañas deportivas que por haber salido del clóset.

Entre las más famosas deportistas olímpicas, podemos nombrar a la propia Martina Navratilova, a las jugadoras de básquet Seimone Augustus o Sheryl Swoope (la primera baloncestista en hacer pública su orientación sexual), o a Karen Hultzer, tiradora de arco que se declaró lesbiana durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La lista de deportistas femeninas que salen del clóset y se declaran abiertamente lesbianas o bisexuales, para comprobar que no pasa nada negativo en sus carreras por ello, es cada vez más extensa y prácticamente innumerable. Las mujeres se han afianzado ya en toda clase de deportes, sea cual sea su orientación sexual o de género. Aún queda lucha por conseguir, pero los más difíciles pasos están dados. Solo esperamos que la visibilidad y reconocimiento para el esfuerzo de las atletas femeninas continúe, sin necesidad de determinar cuáles son sus preferencias sexuales o de otro tipo.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Lesbianas
  4. Diversiones
  5. Mujeres, deportistas y lesbianas

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.