1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://lesbianas.about.com/od/Emociones/a/Fobias-De-G-Enero.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Fobias de género

Nuevos términos de fobias sociales. ¿Qué son la heterofobia y la lesbifobia?

Por

Chiste gráfico de lésbianas en el clóset

Chiste gráfico de lésbianas en el clóset

© Olga Berrios- Gentileza de Olga y Eva Berrios- La Manzana Digital

De la homofobia, lamentablemente, debe hablarse de forma habitual. Las personas que se sienten atraídas por su propio sexo padecen todavía los efectos de la incomprensión y la intolerancia social en muchos ámbitos y maneras. Pero se escucha nombrar otras supuestas fobias, relacionadas con el género de las personas, que son mucho menos conocidas a nivel general. Veamos de cuáles se tratan.

Existe la heterofobia?

En medicina, el término “heterofobia” determina a las personas que temen o rechazan al sexo contrario. Es decir, en el caso de las mujeres sería miedo o rechazo a los hombres. No por eso esa fobia estaría relacionada solo a mujeres lesbianas; hay mujeres heterosexuales que temen el contacto (generalmente, sexual o de gran intimidad) con varones, como secuela psicológica de algún trauma grave, como la violación o el intento de violación, los abusos sexuales, o el mal trato y la violencia machista. Cabría preguntarse si, por el contrario, la misoginia es otro tipo de heterofobia.

Quizás erróneamente, también se ha definido como “heterofobia” la aversión o recelo hacia las personas de orientación sexual heterosexual, por parte de algunos homosexuales, en respuesta a haber sufrido episodios de homofobia, o por temor a sufrirlos. En esta segunda acepción de la palabra, la fobia sería más hacia cualquier persona de ambos géneros que fuese heterosexual. Y solo tendría sentido en una persona homosexual ya que, tanto los bisexuales como los trans, no ven la heterosexualidad como un “contrario” sino como algo a lo que desean tener acceso, sea para la relación o para la identificación sexual.

Es curioso que, en ese contexto, el término “heterofobia” suele ser más utilizado por ciertas organizaciones religiosas o radical-conservadoras para determinar, según ellos, una supuesta sensibilidad de algunos grupos homosexuales contra la sociedad hetero. Por ejemplo, se elucubra desde esas instancias que existiría una especie de “complot” homosexual para insistir mediante el victimismo en que son marginados. La evidencia es que, por el contrario, lo único que la mayoría de homosexuales temen y rechazan es la homofobia.

¿Qué es la “lesbifobia”?

Si el prefijo “hetero” significa “contrario”, el prefijo “homo” significa “igual”. Entendiendo esto, distinguiremos por ejemplo que la palabra “homólogo” significa “igual que”, o que “homosexual” se refiere a “atracción sexual por su igual”, es decir, del mismo sexo. Por eso, “homosexual” u “homofobia” son términos que sirven para referirse a los dos géneros, hombres y mujeres.

Sin embargo, a menudo se distingue coloquialmente la palabra “homofobia” para referirse al odio o rechazo a los homosexuales varones y se ha acuñado en ciertos ámbitos un nuevo término para referirse a la discriminación de las homosexuales femeninas: la “lesbifobia”.

Pero, ¿existe la lesbifobia, o se trata de otra cosa? Es cierto que el modo de tratar a las homosexuales femeninas es distinto que el que se tiene para los homosexuales masculinos, en algunos países o culturas. El mundo femenino, por ser menospreciado durante siglos, ha sido también ignorado. Es notorio que, en las sociedades más patriarcales, el lesbianismo ha sido ocultado bajo el disfraz de la supuesta amistad dependiente femenina. No parecía extraño que dos mujeres pasaran mucho tiempo juntas, se acompañaran mutuamente en las ocasiones más íntimas o convivieran bajo el mismo techo, como simples amigas. Eso facilitó a muchas lesbianas el poder mantener en el clóset su homosexualidad, cuadrando así con lo que la sociedad en que vivían demandaba de una mujer “digna”.

Pero, en cuanto la mujer quiso manifestar abiertamente su orientación sexual lésbica, es decir, abandonar el clóset sexual, la moralidad más rancia se apresuró a escandalizarse con los mismos tabús que intentó utilizar contra los homosexuales varones. Si a estos los tildó de “afeminados”, “flojos”, “viciosos” o “pervertidos”, a las lesbianas intentó tratarlas de igual modo de enfermas mentales y de “féminas con tendencias genéticamente defectuosas”. Sin embargo, no puede pasarse por alto que muy parecidos argumentos intentaron utilizarse con las mujeres intelectuales, feministas o revolucionarias. A todas ellas se les tildó de tener rasgos masculinos para justificar que, de ahí, se entendiera la tendencia a querer incursionar en ámbitos sociales eminentemente masculinos, hasta entonces.

Si atendemos esos antecedentes podemos deducir que, más que tratarse de lesbifobia, se utiliza la existencia del lesbianismo para desprestigiar a la mujer, acusándola de falta de feminidad por ser homosexual o por actuar de un modo distinto al que pretende el rol impuesto a las mujeres, tradicionalmente.

Fobias fuera

Es evidente que ninguna fobia es deseable, sea cual sea su definición o etimología. Para evolucionar además de coexistir, necesitamos una sociedad plural en todos los aspectos. Buscar justificaciones para la aversión, el rechazo o el odio, es tan perjudicial para quien se adhiere a esa fobia como para quien es objeto de ella.

Respetar la diferencia es tan estimulante y aporta tanto equilibrio como sentirse integrado en un colectivo, cualquiera que éste sea. La única fobia que todos deberíamos tener es a la propia fobia, es decir, rechazo al miedo.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Lesbianas
  4. Asuntos emocionales
  5. Fobias de género

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.