1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://lesbianas.about.com/od/Espiritualidad/a/La-Religi-On-Y-Sus-Condiciones-Para-Lgbt.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

La religión y sus condiciones para LGBT

Los creyentes LGBT ante los dogmas que les impone la religión

Por

Fe y religión, capilla iluminada

Fe y religión, capilla iluminada

The Wandering Angel- Licencia libre- Flickr

Para las personas religiosas, creer no es algo opcional. La fe, en cualquiera de los muchos dogmas que existen, es algo que suele aprenderse desde niños y causa respeto, como mínimo, el resto de la vida. A pesar de que, ese mismo dogma, le condene a uno (o una) por su forma de ser. Tan solo por eso, por respetar incluso contra sí misma los preceptos de una religión, esa persona ya se merecería ser aceptada en el seno de esa congregación; tristemente, esto no es así en apenas ninguna.

La homofobia impera entre las filas de los creyentes de las religiones mayoritarias. Las jerarquías de esas religiones se encargan de recordar el rechazo oficial hacia la homosexualidad, en encíclicas o declaraciones esporádicas. Los creyentes homosexuales se encuentran a menudo ante la encrucijada dolorosa de tener que optar por ser fieles a sí mismos y sus naturalezas, o por ser fieles a sus líderes religiosos. Lo que opinaría de este tema un Dios Omnipotente, Bondadoso y Omnisciente es de imaginar muy distinto. Pero partamos de la base de que nadie puede hablar por Dios, ni siquiera sus autoproclamados obispos o próceres, así que ciñámonos a la realidad del panorama religioso y los creyentes homosexuales.

Cristianos homosexuales y la fe

Muchos homosexuales latinos han sido criados dentro de familias profundamente creyentes en la religión, católica o evangelista, principalmente. Esos preceptos marcan para siempre su mentalidad, de un modo u otro. Pero, ¿cómo compaginar esa fe absoluta cuando se es homosexual? Para muchos de esos cristianos de origen, la prueba es aún mucho más dura: su fe no solo condena su orientación sexual o identificación de género, sino que insta a sus familias a repudiarles por serlo. Cabría preguntarse si, un Dios benevolente y que ama a sus criaturas como son, aprobaría esa actitud, y mucho menos lo ordenaría; pero ya hemos dicho que nos ceñiremos a la situación terrenal, sin conjeturas divinas.

La Biblia, texto primordial a la que muchos opositores religiosos invocan para “justificar” el rechazo a la diversidad sexual, no dice nada concluyente en uno u otro sentido. Naturalmente, puede haber interpretaciones libres que sirvan tanto a la postura homófoba como a la contraria, pero, en concreto, no hay nada explícito que abale el dogma de exclusión, ni tampoco que lo repruebe. Históricamente, en las épocas, lugares y sociedades de las que habla la Biblia, la homosexualidad estaba tan integrada como la heterosexualidad, con lo cual es lógico que no se haga mención de ninguna inclinación sexual, por ser todas toleradas, en aquél contexto ¿De dónde sale, entonces, la no tolerancia de la Iglesia Católica o la Evangélica, entre otras, de la homosexualidad? Intentemos verlo a continuación.

La condena a la homosexualidad

Durante siglos, la sexualidad fue contemplada como algo visceral, incontenible y consecuente al propio ser humano. En el mundo occidental, no se hacían juicios de valor al respecto, ni moral ni religiosamente, hasta bien entrada la Edad Media (siglo XIII), época en que la religión empieza a tener un peso específico altamente influyente en la política y la sociedad. Es entonces cuando ésta empieza a hacerse más restrictiva y severa, ya no con sus fieles, sino con toda la población bajo su influencia. Los homosexuales no escapan, entonces, de esa rigurosidad y los nuevos dogmas eclesiásticos católicos que, en muchos casos, coinciden con los intereses de gobernantes y alta curia.

Así las cosas, la Biblia es objeto de ciertas traducciones e interpretaciones en las que empiezan a condenarse algunas actitudes o situaciones personales que, hasta el momento, no habían sido impedimento para los creyentes. El pensamiento abierto y entregado del cristianismo originario, se torna en una serie de preceptos normativos que restringe la pertenencia a las congregaciones a aquellos fieles que las cumplan a rajatabla, sin atisbos de sospecha. Y comienza la “caza de brujas”, y la expulsión de las iglesias de todo el que no sea un fiel creyente, obediente, abnegado y abiertamente heterosexual.

La lenta aceptación de la homosexualidad en los dogmas

En la actualidad, la presión mediática y social ha facilitado que se comience, muy lentamente y con muchos reparos, a aceptar que la homosexualidad no es ninguna perversión, vicio o “trampa” del demonio. Sin embargo, en Iglesias como la católica o la evangélica, todavía se cree que se trata de una enfermedad mental y que puede “repararse” con lo que ahora llaman “tratamientos de conversión”, o de inducción a la heterosexualidad.

Dejarse incluir en uno de esos tratamientos de “cura de la homosexualidad” suele ser una de las condiciones para seguir siendo admitido en una congregación cristiana de esas confesiones, y otra condición indispensable es comprometerse a no mantener prácticas homosexuales jamás ¿Dónde queda, en ese caso, la vida de pareja entre homosexuales? ¿Qué clase de aceptación de esa orientación sexual es la que le pone normas tan estrictas como condicionantes de la vida personal, por no decir imposibles?

Si Dios permite que sus criaturas nazcan con distintas identidades u orientaciones de género o sexo, ¿porqué pensar que querría abolirlo, o que no admitiría sus prácticas? Éstas y otras incongruencias siguen haciendo muy difícil la integración de los creyentes homosexuales en esas confesiones religiosas.

Por ello, cada vez son más las iglesias cristianas específicas para homosexuales, llamadas “iglesias inclusivas”, que apoyan a personas LGBT creyentes y les admiten entre sus fieles. Enfrentadas a la Iglesia tradicional, de distintas confesiones, esas congregaciones abogan por una mayor apertura de miras de los dogmas y aceptan a los creyentes LGBT sin más prerrogativas que la fe en Dios Padre y en Cristo.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Lesbianas
  4. Espiritualidad
  5. La religión y sus condiciones para LGBT

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.